COMUNICADOS

El aborto en El Salvador debe ser discutido desde la perspectiva religiosa

La teóloga y escritora cubana – nicaragüense María López Vigil está en El Salvador para sumarse al debate sobre la despenalización del aborto cuando el embarazo ponga en peligro la vida de la mujer o sea producto de una violación, en especial en casos de niñas que enfrentan violencia sexual.

López Vigil, es autora de “Piezas para un Retrato” (1993) que recoge las vivencias y testimonios de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, contados personalmente a la escritora sobre los esfuerzos por poner un alto a la violencia en El Salvador y hoy en día es una de las voces más respetadas de Centro América sobre los derechos de las mujeres y el papel de la iglesia.

“El aborto es un tema vital y polémico. Es siempre muy importante incluir la perspectiva religiosa al pensar, al hablar, al debatir y al hacer propuestas sobre la interrupción del embarazo” asegura la intelectual que hoy dió una conferencia sobre el tema en la  capital salvadoreña.

Para María López Vigil “es muy diferente pensar a Dios como un poderoso juez de quien dependemos totalmente y que espía nuestros actos y pensamientos para castigarnos, que pensarlo como una madre cariñosa que celebra nuestras alegrías y confía en lo que nosotras pensamos, queremos y decidimos. Por eso tiene tanta importancia que reflexionemos en cuál es la idea de Dios que tenemos y que valoremos si será necesario transformarla”.

El debate

“En el tema del aborto pretenden dividir a la gente en los Pro-Vida y las Pro-Aborto. Los Pro-Vida afirman que todo aborto es un crimen. Y que abortar es matar. Y pretenden hacer creer que hay grupos de mujeres, las feministas, que pertenecen a ‘la cultura de la muerte’ y que promueven la práctica masiva, y hasta festiva, del aborto” comenta la escritora quien es además la directora de la reconocida revista Envío.

Al colocar el dilema entre vida y muerte – señala – se contribuye a culpabilizar y a atemorizar a las mujeres. La realidad es que cualquier mujer, ante un embarazo no deseado y ante la posibilidad de un aborto, está siempre ante un dilema.

En la Asamblea Legislativa de El Salvador se discute la despenalización del aborto en cuatro circunstancias puntuales; Cuando el embarazo implique riesgo grave para la salud o la vida de la mujer. Cuando el embarazo impida cuidados requeridos para proteger su salud o su vida. Cuando se verifica que el feto tiene anomalías congénitas que son incompatibles con la vida extrauterina. Y cuando el embarazo es impuesto por violación.

La comunidad médica del país ya se ha pronunciado a favor de permitir estas causales que garantizarán condiciones mínimas de salud y vida para las salvadoreñas y que van de acorde con los protocolos médicos existentes en casi todo el mundo.

Es el momento de sumar elementos teológicos y religiosos al debate pero no desde la culpa a las mujeres, que son en realidad víctimas de una sociedad que las somete y un sistema judicial que las criminaliza.

 

Es momento de debatir reconociendo las condiciones que vive el país y la realidad de violencia y precariedad que viven la mayoría de las salvadoreñas que necesitan de sus legisladores y legisladoras para mejorar sus condiciones de salud y vida.