> NOTICIAS > Una emergencia obstétrica la envió a prisión por una década. Ahora, Alba Lorena Rodríguez Santos finalmente es libre
NOTICIAS

Una emergencia obstétrica la envió a prisión por una década. Ahora, Alba Lorena Rodríguez Santos finalmente es libre

Por Kathy Bougher

 

Publicado originalmente en rewire.news en ingles:

https://rewire.news/article/2019/03/12/an-obstetric-emergency-sent-her-to-prison-for-a-decade-now-alba-lorena-rodriguez-santos-is-finally-free/

“¿Cómo era posible que yo fuera la víctima, y ​​que yo fuera la presa?”, Preguntó Alba Lorena Rodríguez Santos el 8 de marzo, un día después de que fue liberada de la Cárcel  de Mujeres de Ilopango en El Salvador.

Rodríguez Santos, quien estuvo en prisión desde 2009, fue una de las tres mujeres cuyas sentencias fueron conmutadas por la Corte Suprema de Justicia de El Salvador la semana pasada. Cinthia Marcela Rodríguez Ayala había estado tras rejas desde 2009; María del Tránsito Orellana Martínez ingresó en prisión en 2010. Todas fueron condenados por homicidio agravado luego de experimentar emergencias obstétricas en las que se murieron sus fetos o recién nacidos.

Sus casos se derivan de la prohibición total del aborto en El Salvador. Durante más de diez años, la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto ha estado trabajando para liberar a las mujeres que han sido injustamente encarceladas y para reformar la ley. Rodríguez Santos y las otras dos mujeres formaron parte del grupo original de “Las 17”, el grupo de 17 mujeres para las cuales la Agrupación Ciudadana solicitó el indulto en 2014. Hasta el momento, 33 mujeres han sido puestas en libertad. Dieciocho mujeres permanecen en prisión con condenas, una espera de juicio tras rejas y una mujer adicional espera un nuevo juicio en el exterior.

“Es una gran injusticia cuando imponen penas de prisión de 30 años”, dijo Rodríguez Santos a Rewire. News el viernes. “Deben tener en cuenta que muchos de nosotros fuimos violados, y no tenemos el apoyo de nadie. Muchas mujeres provienen de situaciones de pobreza extrema.”

El mismo día en que habló con Rewire.news, Rodríguez Santos apareció con la Presidenta de Agrupación, Morena Herrera, en el programa de televisión salvadoreño Focos, donde dijo: “Fui violada por mi propio hermano y otros dos hombres. Di a luz 20 días después de la muerte de mi madre. Tenía cinco meses de embarazo.”

En la entrevista con Rewire.News, Rodríguez Santos explicó: “Hace poco que comencé a hablar sobre eso porque me avergonzaba. Pero me gustaría hablar de ello. Sé que en algún momento él escuchará que ahora no le tengo miedo, que ahora no me siento avergonzado y que no tengo la obligación de quedarme callada porque él fue quien me violó. De esa violación quedé embarazada. Me di cuenta cuando apenas tenía dos semanas de embarazo.”

“Nunca dije que fui violada en ninguna de las audiencias. Me dio vergüenza “, dijo.

“Y me dan una condena de 30 años de prisión mientras él anda bien galán, disfrutando de su libertad, cuando él era el responsable. Me puso un arma y se la puso a mi hija. Le dije: ‘No le hagas daño a mi hija’. Luego me violó, ” continuó.

“Este es un tema que es realmente doloroso, pero tengo que sacarlo. No voy a llevar esto por toda mi vida. Estoy furioso con él, ” dijo Rodríguez Santos.

Las resoluciones de la Corte en los tres casos reconocen que los derechos de las mujeres fueron violados en parte debido a la falta de consideración de los jueces y fiscales de las realidades sociales y de género que enfrentaban las mujeres.

“Aquí, solo juzgan a la mujer por el aborto, la llaman abortista, mata bebés, y nadie sabe lo que nos ha sucedido, lo que hemos experimentado en carne propia,” dijo Rodríguez Santos.

“No fue mi culpa. Esto es lo que creo. Es el Estado, las autoridades, el gobierno, los que no hacen nada. Solo juzgan a las mujeres. Todo el peso de la ley recae solo en las mujeres “.

La Agrupación y otros aliados han presentado peticiones de conmutación para las 18 mujeres que continúan cumpliendo condenas de prisión por sus condenas.

En su intervención en Focos, Herrera dijo que la liberación de Rodríguez Santos y las otras dos mujeres fue una “señal esperanzadora de que [el gobierno] está reconociendo la naturaleza desproporcionada de las sentencias”.

Herrera explicó que la Agrupación comenzó a organizarse para liberar a las mujeres de la prisión en 2004, utilizando solicitudes de nuevos juicios, perdones, conmutaciones y otras vías legales. Hasta ahora ha sido lento, “una por una, que las mujeres han sido liberadas. Es de esperar que haya tres ahora. ”

Herrera también señaló que ninguna de las mujeres ha recibido reparaciones por el tiempo que pasaron en prisión, aunque muchas de ellas tienen hijos que dependen de ellas.

El grupo también está luchando para crear excepciones a la ley contra el aborto. Antes de que entrara en vigor la prohibición absoluta en 1998, existían excepciones en los casos en que el embarazo ponía en peligro la vida o la salud de la persona embarazada, cuando el feto no era viable y cuando el embarazo era el resultado de un incesto o una violación.

“Hasta que la ley cambie y el conocimiento de las consecuencias de la prohibición absoluta y la mala aplicación de la ley en casos de emergencias obstétricas cambien, las mujeres aún están sujetas a arrestos y juicios injustos”, dijo Herrera.

Rodríguez Santos también habló a favor de la reforma de la ley. “En otros lugares, el aborto está despenalizado y una mujer puede decidir tener o no tener el bebé. Aquí, se han hecho los dueños de nuestros cuerpos. Ellos obligan a las mujeres a tener el bebé “, dijo.

“Algunas de las mujeres son menores de edad, y son violadas, y por ley ellas tienen que tener su bebe.  Algunas están enfermas y sus vidas puedan estar en peligro,” dijo ella.  “Y por ley tienen que tener el bebe.”

Ahora que esta afuera de la cárcel, Rodríguez Santos seguirá organizando para ayudar a las mujeres que todavía están adentro.

“Yo creo que soy dueña de mis acciones, de mi vida, de mi cuerpo, y yo decido que hacer,” dijo.  “Pero aquí, este país se ha adueñado de mi cuerpo y a veces hasta mis derechos, y no debe ser.  “Es una injusticia.”